Preparando la cena

recetas

GRISINES DE CERVEZA

PALITOS DE PAN.jpg

Los palitos de pan o grisines se pueden comer tanto solos, como acompañando un aperitivo o comida. Son un snack sano y natural, ideal para picar entre horas, o acomapañar comidas o picadas. Una de sus ventajas es que son muy fáciles de hacer y que se preparan con sólo cuatro ingredientes que todos tenemos en casa: harina, cerveza (que vamos a usar como líquido para la masa); aceite de oliva y sal.

La cerveza sirve en este caso para prescindir de la levadura, será la que haga fermentar la masa y, además, aportará un toque de sabor muy rico. Para darles más sabor y hacerlos más atractivos visualmente, se pueden añadir unas semillas, como sésamo blanco o negro.

Ingredientes para 40 grisines

  • 200 gramos de harina

  • 125 gramos de cerveza 

  • 7 gramos de aceite de oliva (1 cucharada sin llenar)

  • 5 gramos de sal (1 cucharadita)

PASO A PASO

  1. Echá en un cuenco la harina, hacé un agujero en el medio y poné la cerveza. Mezclá e incorporá el aceite y la sal. Amasá durante 5-10 minutos. 

  2. Dejá reposar en un cuenco untado en aceite y cubierto con un paño limpio durante una hora, a temperatura ambiente, en una zona libre de corrientes de aire.

  3. Precalentá el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. 

  4. Poné un poquito de harina en la mesada y estirá la masa hasta que tenga un grosor de medio centímetro. Marcá tiras finas (de medio cm aproximadamente) y andá cortando una a una. Hacela rodar sin aplastar, para que adquieran forma cilíndrica.

  5. Colocá cada grisin sobre una bandeja de horno con papel vegetal. Mientras vas haciéndolos, cubre el resto con un paño. 

  6. Otra opción es saborizarlos. Para ello, una vez cortados haz que rueden sobre semillas de sésamo, lino o amapola. 

  7. Horneá durante 10-12 minutos en la parte media-alta del horno. No pueden quedar muy dorados, porque si no, estarán duros. Sacá y dejá enfriar sobre una rejilla

 

 

→ Si no tenés tiempo de hacer toda la receta el mismo día, cuando haya reposado la masa, envuelve en film transparente y guardá en el freezer. Cuando quieras hacerlos, saca la masa, deja a temperatura ambiente, estirá, cortá y horneá los grisines.